Rodrigo García vuelve al FIBA

Rodrigo García retorna al FIBA con la obra Gólgota Picnic

La primera vez que el director y dramaturgo hispano-argentino Rodrigo García (1964), hijo de un carnicero y de una verdulera inmigrantes españoles, radicado en España desde 1986 en donde fundó La Carnicería Teatro, pisó el FIBA fue en la edición de 1999 con la obra Conocer gente, comer mierda, con la cual produjo –como de costumbre- todo tipo de reacciones. Al respecto ha dicho:

«La violencia en mis obras creo que se da porque muchas veces defiendo el punto de vista incorrecto. Y porque contradigo mucho, todo lo que puedo. La obra tiene que ser, ante todo, contradicciones. La coherencia no es buena. Cambiar de opinión debería ser una aventura cotidiana. Mucha gente se enorgullece de tener ciertos valores y de conservarlos intactos. Yo los valores me los cuestiono a cada rato y eso es más violento, por lo visto, que algo obsceno o sucio en el escenario».

En esta oportunidad, que seguramente tampoco dejará a nadie indiferente, se presenta con la obra Gólgota Picnic, montaje con el cual, con motivo de su estreno en París, desató verdaderamente la ira del catolicismo francés. Otro tanto ocurrió en Hamburgo y en Praga el director de un festival debió desprogramarla para –según dijo- evitar poner en «riesgo a los espectadores».

Gólgota Picnic
, que se presentará entre el 2 y el 4 de octubre, para la clausura del FIBA, recrea la Última Cena a partir de una escenografía gigantesca plagada de panes de hamburguesas, en referencia al milagro de la multiplicación de los panes, según ha destacado la crítica especializada en España.

García, además, oficia desde hace un par de años de flamante director del importantísimo Centro Dramático Nacional de Montpellier, Francia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *