Cía. Patogallina: Espectaculares e imprescindibles

La Patogallina es, sin lugar a dudas, una de las más espectaculares e imprescindibles compañías teatrales…

La Patogallina es, sin lugar a dudas, una de las más espectaculares e imprescindibles compañías teatrales de la escena posmoderna latinoamericana. En sus propuestas multi-disciplinares se unen a la estética de teatro total (circo, la pantomima y el teatro callejeo) otros lenguajes artísticos procedentes del sonido y la plástica, fundamentalmente.

10615343_1082234768487250_5548441455927292804_n

11059964_1005049522872442_7315650256573786746_n

1000637_1082234605153933_4667642237958420005_n

8885_1082234741820586_3293431906224346485_n

1919490_1076318439078883_5982076863325702648_n

1005933_1082234571820603_6540429994576796038_n

1913596_1082234688487258_5103593312185229486_n

10606067_1081135908597136_8007098916737361307_n Fotografías:Colectivo Patogallina.

La Historia de La Patogallina

Los inicios

Nuestro origen se remonta al año 1996 con la gestación de un trabajo experimental teatral y callejero llamado A Sangre e Pato, una obra que carecía de argumento lineal y que se presentaba en formato de una serie de bloques escénicos con música en vivo; una especie de clip teatral donde los músicos también actuaban.

Los responsables de aquel entonces fuimos 6 actores: Sergio Pineda, Rodrigo Rojas, Eduardo Moya, Darío González, Juan España y Nilton Gutiérrez; más 3 músicos: Martín Erazo, Nicolás Torres y Cristóbal Carvajal. Todos compartíamos la inquietud por el circo y por la realización del teatro con música en vivo, sin tener todavía el ánimo de estructurar formalmente un colectivo.

Cuando solo llevábamos un par de meses juntos, fuimos invitados al primer encuentro de circo y teatro callejero que se realizaba en Argentina. Esta situación se tradujo en un hito cuando nos empapamos con el interesante movimiento de arte independiente argentino super relacionado con el punk, estética de la cual además siempre nos hemos sentido parte y que ahí había logrado un impresionante desarrollo.

El Trabajo con A Sangre e Pato duró tres años y las presentaciones se extendieron hasta festivales de Colombia y República dominicana. El resultado de todas estas experiencias provocó la transición hacia una segunda etapa de La Patogallina, que hay que entenderla como la transición hacia una etapa de trabajo “formalmente” planificada tanto en lo creativo como en lo estructural del colectivo.

Asentamiento de nuestra propuesta teatral

En el año 1999 comenzamos a trabajar en los ensayos del montaje El Húsar de la muerte, Martín Erazo asume la dirección artística y se da el puntapié inicial a la organización formal en la historia de La Patogallina. El nuevo desafío artístico precisó conformar un equipo más grande y el colectivo se re articuló en 15 personas entre hombres y mujeres.

La recepción lograda con el público y la crítica que se enfrenta al Húsar de la muerte, nos clasifica de marcar una notoria diferencia en la convención del teatro chileno realizado hacia fin del siglo XX.

Con El Húsar de la muerte rompemos los esquemas hasta aquel entonces experimentados , la obra entra al mundo del cine chileno desde el teatro, e instala la imagen de un héroe nacional en un momento donde la política nacional era aún más grave de hablar. Es un montaje que contiene mucha ironía y que cruza elementos de la tragicomedia con elementos del teatro callejero.

Hasta ese minuto en Chile aún no se facturaba una obra que a pesar de todos estos elementos y nivel de contenido político, cumplía con la nobleza de poder ser comprendida por cualquier persona y que por añadidura podía ser entregada a todo tipo de público sin ningún tipo de discriminación cultural, social o académica.
Fue así, con El Húsar de la muerte cómo comenzamos a solidificar nuestra propuesta teatral.

Sobre el teatro del colectivo La Patogallina

Nuestro teatro está compuesto por ciertos elementos que juntos y por separados, significan los caminos que nos llevan al teatro educativo, de alto impacto energético y con la personalidad transgresora que nos caracteriza.

Las vértebras de nuestra columna teatral son:

La tradición del teatro popular y callejero.
Actuación basada en el teatro físico.
Construcción estética en imágenes poéticas.
Música en vivo
La tragicomedia.
Temáticas contingentes en su gran mayoría relacionadas directamente con la Historia de Chile.
Uso de espacios no convencionales.

Seducidos por muchas aristas del teatro popular nuestro teatro tiene una gran base en él, ya que nos sentimos inspirados con esta forma de vivir el arte y con una corriente que sigue aún viva en muchos países, y que ha dado vida a compañías teatrales itinerantes caracterizadas en ir en busca de su público para generar el encuentro.

A propósito del teatro callejero trabajamos con una elevada energía actoral, sonora y visual siempre latente en nuestros montajes. Esta opción y estética que hemos adoptado tiene directa relación con el mundo teatral que nos excita, el teatro NO realista.

De ahí la búsqueda de nuestro propio lenguaje en la técnica actoral, física, vocal y musical alineada con el gesto y la imagen del cuerpo. Asimismo la búsqueda y uso de imágenes poéticas en la estética de cada montaje porque representan otro elemento expresivo y de alto impacto para el público, como por ejemplo el uso de muñecos, la utilización y transformación de objetos y la banda de música en vivo siempre presente en nuestro teatro, con la que pretendemos la catarsis en la mayor cantidad de sentidos posibles dentro y fuera del escenario.

La tragicomedia entra en nuestra órbita y puesta en escena con un incesante espíritu lúdico propio de nuestro trabajo, además siempre relacionado con temáticas transversales que transitan premeditadamente entre la historia real y la contingencia no tan sólo chilena, sino que también con aquellos temas de interés global en el plano cultural, social y político.

El teatro del colectivo artístico La Patogallina busca “intervenir” y en esa búsqueda aparece el uso anti convencional del espacio, porque nuestras obras están hechas para ser montadas en distintos espacios y/o lugares que primeramente están pensados para otras situaciones y que no tienen que ver estricta y originalmente con la situación específica del espectáculo teatral.

Montajes del colectivo La Patogallina

A sangre e pato – 1996
El húsar de la muerte – 2000
1907 el año de la flor negra – 2004
Karrocerías – 2005 (nueva versión)
Los caminos de don floridor – 2008
Frikchou – 2008
Extranjero – 2011

Integran el colectivo 2012

ACTORES

Rodrigo Rojas
Eduardo Moya
Caél Orrego
Sandra Figueroa
Pilar Salinas
Victoria Gonzalez
Carolina Mardonez
Francisco Ramírez

MUSICOS

Alejandra Muñoz
Jaime Molina
Emilio Miranda

TECNICO EN ESCENA

Gonzalo Mella

SONIDISTA

Pablo Riveros

VESTUARISTA

Antonio Sepúlveda

DIRECTOR ARTISTICO

Martín Erazo

Fuente: website patogallina.cl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *