Los 75 años del Teatro Experimental de Chile

Este año se cumplen 75 años desde el día en que un puñado de jóvenes, fuertemente motivados por el paso (su tercera visita) que por tierras chilenas hiciera la diva lorquiana del teatro catalán…

Este año se cumplen 75 años desde el día en que un puñado de jóvenes estudiantes del del Conjunto Artístico del Instituo Pedagógico de la Universidad de Chile (CADIP), fuertemente motivados por el paso (en su tercera visita) que por tierras chilenas hiciera la diva lorquiana del teatro catalán, Margarida Xirgú, con las obra Yerma y La Casa de Bernarda Alba de García Lorca, decidieron fundar el Teatro Experimental de la Universidad de Chile (TEUCH). Fue un 22 Junio de 1941 y contaron para ello con el decidido apoyo del recordado Rector Juvenal Hernández y la figura señera del maestro Pedro de la Barra (creador y director de CADIP), quien a la postre se transformaría en uno de los próceres del Teatro Nacional Chileno.

Hasta entonces el teatro chileno no había pasado de los decorados unidimensionales y de las compañías de figuras a lo Rafael Frontaura, Américo Vargas, Alejandro Flores y Lucho Córdova -el mal llamado teatro profesional- en cuyo Teatro Imperio, precisamente (de su propiedad), se hicieron dos de los primeros estrenos de este naciente elenco, con las obras breves La guarda cuidadosa de Miguel de Cervantes y El esperpento Ligazón de Ramón del Valle Inclán.

Posteriormente el TEUCH se abrió a la influencia de Stanislawsky, Piscator, Antoine y Copeau, renovando, definitivamente, la escena teatral chilena con nuevos lenguaje y enfoques estéticos incorporando nuevas temáticas y problemáticas sociales; con lo cual, sumado al énfasis alfabetizar y pedagógicos de las obras montajes, dio cabida no solo a nuevos valores nacionales, en el ámbito de la dirección y de los montajes, sino que especialmente en la dramaturgia.

En enero de 1959 el Teatro Experimental se fusionó -en definitiva- con el Departamento de Teatro Nacional, constituyendo así el Instituto del Teatro de la Universidad de Chile, que ha dado tantos nombres a la cultura chilena y no solo en el ámbito teatral sino que en el artes y la cultura en general. La lista, francamente, sería tan sorprendente como muy larga de citar.

Victor Jara junto a Alejandro Sieveking, Belgica Castro, Lucho Barahona y Miriam Benovich.
Victor Jara junto a Alejandro Sieveking, Belgica Castro, Lucho Barahona y Miriam Benovich.

Uno de ellos es la figura del malogrado cantautor Víctor Jara, de quien, precisamente y en el marco de este 75 aniversario, se re-estrenará -casi 60 años después- la primera obra que dirigió en el Teatro Nacional Chileno, siendo un joven recien egresado de la carrera de Actuación Teatral de la Universidad de Chile, Parecido a la Felicidad.

Una obra escrita por el dramaturgo Alejandro Sieveking en 1959 y un éxito sin precedentes que alcanzó el record de estar 5 años en cartelera, llevando a sus noveles responsables a gira por gran parte de latinoamérica y hasta fue transmitida por TV.

Cabe destacar, asimismo, que la celebración de los 75 años del Teatro Experimental se inicia, por lo demás, con el re-estreno del Ávaro de Moliere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.