Bobby Deglané: espectacular artífice de la radio del franquismo

Roberto Deglané Portocarrero, más conocido como Bobby Deglané, (Iquique, Chile, 18 de noviembre de 1905 – Madrid, España, 20 de agosto de 1983) es uno de os personajes (chilenos) más impresionantes que he “descubierto” (digo descubierto porque es virtualmente un desconocido en Chile, especialmente

Roberto Deglané Portocarrero, más conocido como Bobby Deglané, (Iquique, Chile, 18 de noviembre de 1905 – Madrid, España, 20 de agosto de 1983) es uno de los personajes más sorprendentes y espectaculares de entre los chilenos “internacionales” del siglo XX, es decir que, de una u otra manera, han triunfado en el exterior. Éste caso da para escribir (más) de un libro.

Salió de su Iquique natal, el norte grande chileno, habiendo sido oficial de Carabineros a fines de la década del 20 con rumbo a los EE.UU. para convertirse en piloto de avión. Se cuenta que durante la travesía perdió todo el dinero que llevaba consigo en una partida de póker y que terminó fregando platos en el Hospital Montefori del Bronx, tras la auspiciosa intermediación de un (desconocido) valenciano. Un trabajo nada auspicioso pero que le permitió ahorrar algo de dinero y entrar a estudiar, nada más y nada menos, que periodismo en la Universidad de Columbia, a la par que cursar especialización en radio en la prestigiosa y pionera academia Floyd Gibbons en donde se graduó con honores (subespecializándose) como locutor deportivo. Allí, en New York, es donde arranca verdaderamente su pasión y el inicio de una exitosa trayectoria por el relato y el comentario deportivo.

Al poco tiempo vuelve a Chile por un breve periodo en donde se desempeñará en el diario La Hora y Radio Minería. Más tarde probará suerte, además -antes de partir a Europa por primera vez-, en Radio Rivadavia de Argentina y Río de Janeiro en Brasil. Es en el contexto de estas experiencias es que es descubierto y tentado por Radio Barcelona, gracias a la fama que le precedía en relatos de combates de catch-as-can (“agarra como puedas”), para cubrir la programación 1943-35; haciéndose cargo de los relatos deportivos de box, catsh, lucha libre, baloncesto, etc. Su éxito haría que, al año siguiente (1935), la cadena SER le contratara para transmitir los combates de catsh desde el (gran) Circo Price de Madrid.

Es, más o menos, por entonces cuando conoce a Neruda (y a Lorca, el malogrado poeta granadino) que había sido cónsul de Chile en Barcelona (1934) y que, luego, se haría con igual cargo diplomático dejado vacante en la capital española por Gabriela Mistral (1935). El vate lo (mal) recuerda en sus memorias (Confieso que he vivido, escrita 30 años después del encuentro), a propósito del alzamiento militar del 18 de julio de 1936, en uno de los más célebres pasajes de su libro:

“Todo empezó para mí la noche del 19 de julio de 1936. Un chileno simpático y aventurero, llamado Bobby Deglané, era empresario de catch—as—can en el gran circo Price de Madrid. Le manifesté mis reservas sobre la seriedad de ese «deporte», y él me convenció de que fuera al circo, junto con García Lorca, a verificar la autenticidad del espectáculo. Convencí a Federico y quedamos en encontrarnos allí a una hora convenida. Pasaríamos el rato viendo las truculencias del Troglodita Enmascarado, del Estrangulador Abisinio y del Orangután Siniestro. Federico faltó a la cita. Ya iba camino de su muerte. Ya nunca más nos vimos. Su cita era con otros estranguladores. Y de ese modo la guerra de España, que cambió mi poesía, comenzó para mí con la desaparición de un poeta” (Obras completas, 2005: 529).

Neruda y Lorca en los años 30
Neruda y Lorca en los años 30.

Al respecto, el propio Bobby Deglané señaló en cierta ocasión:

“Entonces llegó la guerra y trabajé como corresponsal. Ya era figura popularísima y me conocían los soldados y generales”.

En efecto, en poco tiempo su espíritu de aventura (o su compromiso contractual con los alzados Nacionales) lo llevó a incursionar en el frente. Lo cierto es que, documentalmente, consta que estuvo encarcelado por los republicanos durante unos meses, como cuenta la crónica de diciembre de 1936 del Heraldo de Madrid:

“El speaker Boby Deglané fue detenido y encarcelado por trasladarse a campos de batalla con cámara fotográfica haciéndose pasar por corresponsal de guerra de un diario chileno y conseguir pruebas inoportunas de fortificaciones y de la situación de nuestras tropas. El embajador se cuidó personalmente de que este individuo fuese puesto en libertad. Lo más sorprendente de todo es que muchas de las fotos de este individuo eran enviadas a su país mediante valija diplomática”.

Luego de recuperar la libertad se refugió por un tiempo en la embajada de Chile en Madrid y salió con destino -por uno breve tiempo- al país andino en febrero de 1937, para regresar prontamente y ponerse a disposición, por entero, de la causa del Movimiento como reportero de los Nacionales; pues, como hemos advertido, había tenido una estrecha relación con la Falange; muchos de cuyos miembros actuaban, dicho sea de paso, como agentes provocadores, Infiltrados como anarquistas. Un aspecto que le pone más sal y pimienta al caldo de su mito, pues se ha llegado a decir que, derechamente, por entonces era un espía franquista.

En concreto, lo cierto es que al poco tiempo fue enrolado por el Servicio de Prensa y Propaganda y enviado al frente Sur, que dirigía el cruel y sanguinario general Queipo de Llano, verdugo de miles de republicanos y del propio Lorca, con una misión (bien) concreta: levantar la moral combativa de las tropas franquistas, en emisiones especiales de radio a través de los soportes fundamentales brindados por Radio España y Red de Emisoras del Movimiento y en el canal Televisión Española.

Sus simpatías con el Movimiento o, al menos, la incondicional puesta a disposición de su obsecuente verborrea de la causa franquista, quedaron registradas en algunas de sus (tristemente) célebres columnas que dejó en calidad de redactor de la revista Fotos. Así se refería a los hechos de la Batalla del Ebro (1938), que cubrió como la vida en el frente de la Ciudad Universitaria y los avances nacionales sobre Catalunya:

“No han hecho los rojos esfuerzo que pueda equiparase a este que han realizado en el Ebro. Y no nos referimos a la loca pero relativamente fácil aventura de pasar el río, de noche, por sorpresa y eligiendo bien el sitio (¡buen servicio de espionaje el suyo!) que eso entra dentro de lo normal en toda campaña”.

Imagen de la Batalla del Ebro captada por Deglané para revista Fotos (1938)

El resto de sus crónicas (sus recuerdos de la cárcel, su entrada a Madrid en Fotos son, sencillamente, increíbles) no tienen desperdicio alguno y, al margen del entusiasmo y la pasión despertadas por el oficio de corresponsal de guerra, el sesgo franquista es innegable e incuestionable al par que obsecuente en extremos:

“Mi situación, en cambio, era muy distinta. Supeditado y además convencido del acatamiento militar, me acerqué al jefe de la División, hoy actual gobernador de Madrid, coronel Losas, a fin de que me autorizara, bajo mi responsabilidad y por cuenta propia, entrar en Madrid. Esta petición la hacía presionado fuertemente por mi interés periodísticos de anticiparme a los acontecimientos y brindar a mis lectores de Fotos los últimos momentos del Madrid rojo. La petición fue lógicamente denegada en atención a los posibles peligros de un paqueo o del gesto traidor de la clásica emboscada. No obstante estar yo convencido de la razón poderosa que invocaba este heroico e ilustre coronel para denegar mi petición, no pudiendo refrenar mi vocación prospere sino al, salté de las trincheras, pasé sobre nuestras alambradas que durante treinta meses contuvieron los ataques enemigos tu me adentré resueltamente en Madrid con mi uniforme de Falange”(Fotos, 8 de abril de 1938).

Lo cierto es que en 1939, en una de sus grandes “intuiciones” periodísticas, adelantándose a las fuerzas de ocupación de Madrid (ver crónicas de revista Fotos), se instaló en la Unión Radio de la capital española para convertirse, desde ese día, por largas casi tres décadas, en el más popular locutor de la radiodifusión española a la sombre del franquismo victorioso. Periodo en el cual, no solo formó una elite de locutores de la dictadura, tales como José Luis Pécker, Marisol Ayuso, Mario Cabré o Joaquín Prat; sino que, además, diseñó la radiodifusión española con el recordado programa “Carrusel deportivo” y sus concursos, “La melodía misteriosa”, o programas como “Cabalgata de Fin de semanas” otorgando normalidad, el panem et circus, de una de las dictaduras más execrables de la historia. En todo lo cual puso a disposición su enorme experiencia y conocimientos adquiridos en los EE.UU. de la causa una verdadera revolución radial programas largos y amenos al gran público, dotados de concursos y atractivas premiaciones; programas novedosos e interactivos con un estilo periodístico ágil y directo que buscaba el bienestar y la proximidad con el oyente.

Al título de arquitecto de la radio difusión española y, en virtud de lo cual, transformarse en la figura iberoamericana más importante del siglo XX -para muchos- abría que señala que fundó en San Sebastián el diario deportivo Marca (1938), junto a Manuel Fernández-Cuesta (director), César García Agosti (redactor jefe), Adolfo Pucheo, Máximo Ramos y Pedro Sardina. Lo mismo hizo con la revista Interviú en un breve y fallido intento por volver a Chile tras la guerra. Escribió además varios guiones cinematográficos y participó como actor en a los menos dos películas, en Campeones (1943) y en Historias de radio (1955) dirigida por José Luis Sáenz de Heredia en donde se auto interpretaba, además.

Su habilidad como locutor y comentarista le hizo obtener más celebridad aun al triunfar en la maratón de la referida academia radiofónica de Floyd Bybbons de Nueva York, luego de transmitir frente a los micrófonos sin interrupción durante siete horas y quince minutos. Todo un record hasta entonces.

Acaso por ello, adelantándose a las Teletón o Maratón (este personaje es el Don Francisco de la radiodifusión iberoamericana), como hizo con los magazine espectáculos concursos comerciales sabatinos adelantándose varios años a los shows de TV, impulso, desde sus micrófonos de Radio España, un enorme programa de solidaridad con Sevilla con motivo de las graves inundaciones del año 1961, que se conoció como “Operación clavel”; cuestión que, como hizo de algún modo el mismo don Francisco con la Teletón, contribuyó a aumentar su imagen y popularidad.

Con el ocaso del régimen inexorablemente se iba todo una época y, con ello, como es obvio, todo un estilo de hacer radio (aunque es más o menos evidente que la impronta que dejó Deglané aun persiste de algún modo). Por lo que a partir de la transición nuestro personaje empezó a ser visto -no sin razón- como un fantasma del pasado y es evidente que la amnesia colectiva que envolvió todo en este país, luego de la triste sombra del franquismo, no estuviera para cuentos viejos. Por esos días nadie estaba para fantasmas, en verdad.

Deglané, murió completamente en el olvido en Madrid el 20 de agosto de 1983, el mismo mes en que se cumplía aniversario de la Batalla del Ebro, producto de un avanzado cáncer linfático que padecía desde hacía unos años. No sin que los más importantes medios de referencia españoles le dedicaran unas cuantas líneas.

Hoy una calle de Sevilla, en el sector de la Magdalena, al costado de la Radio Sevilla, lleva su nombre, en Chile muy pocos saben si quiera que existió… Su enorme legado, compuesto por toda suerte de documentos y archivos, fue entregado por su familia al Museo de la Radio de Pontevedra, Luis Del Olmo. Todo un desafío y una invitación explícita para futuros investigadores.

Referencias bibliográficas

Nieto, M.A. (2005). Bobby Deglané. El arquitecto de la radio española, Ediciones B.

Barchino, M. (2014). Chile y la guerra civil española: La voz de los intelectuales.

Neruda, P. (2005). Obras completas, Barcelona.

Hemeroteca

http://www.foroporlamemoria.info/documentos/ebro_bobby_deglane.htm

https://elpais.com/diario/1983/08/22/cultura/430351202_850215.html

http://www.rtve.es/alacarta/audios/la-radio-de-los-mil-tiempos/radio-mil-tiempos-bobby-deglane/1793233/

http://parecequefueayer.espaciolatino.com/Bobby_Deglane.html

http://sevilla.abc.es/20111219/sevilla/sevi-memoria-sevilla-entre-tragedia-201112182237.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.