Thomas Richards (discípulo de Grotowsky) estrena Gravedad a su paso por Valencia

En efecto, se tatró de una gira muy provechosa, junto al estreno de Gravedad, obra basada en el exilio chileno, a su paso por Valencia que se presenta actualmente en La Mutant, espai d’Arts de València.

En efecto, se tatró de una gira muy provechosa, junto al estreno de Gravedad, obra basada en el exilio chileno, a su paso por Valencia (en realidad de vuelta a Valencia luego de su paso por México y Chile con la obra) y que se presenta actualmente en La Mutant, espai d’Arts , aprovechó de dictar un taller en Barcelona y formular algunas interesantes declaraciones a la prensa.

El asunto de Gravedad (Obra que nació como parte de una residencia teatral realizada durante 2016 con actores de España, Colombia, Suecia, Chile y Francia) habla de una familia chilena que parte al exilio (sueco)luego del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Un grupo familiar que se ve “abruptamente confrontada con un sentido de identidad desestabilizado y con una necesidad inmediata de construir pertenencia en una tierra extranjera. Basada en historias de chilenos exiliados en Suecia, Gravedad nos transporta a través de memorias de desarraigo y regreso, cuestionando nuestra constante atracción hacia lo que se percibe como una patria. Aquí, un solo actor se transforma en padre, hijo, madre, hermano y en una serie de amigos, mientras nos lleva hacia una comprensión profunda de los deseos y tentaciones de una familia al ser transportada de ida y vuelta en un puente frágil entre hemisferios y naciones. Suena una polifonía de voces, anhelando una filiación significativa e intentando sin cesar enraizarse, cuestionando en última instancia las fronteras que todos construimos sin querer al buscar los orígenes, recordados o imaginados. ¿Existe un hogar con tal densidad, que su atracción, mucho más fuerte que la de la gravedad de la tierra, puede rasgar las propias fronteras que erigimos en cada concepto de hogar?”, tal y como señala la Mutant en la presentación de la obraLa Mutant, espai d’Arts vives .

Al respecto el Richards ha señalado a un importante diario español:

“Nos encontramos con la historia subjetiva de Abarzúa, pero eso no es arte. Tenemos que movernos a algo objetivo y eso es un trabajo fascinante a través del proceso creativo, de la dramaturgia. El teatro funciona como la danza, que nos suspende en una especie de hipnosis por el movimiento, llevados por la forma; en el teatro estamos llevados por la acción, por los detalles, y la función tiene esa cualidad de capturarnos y suspendernos”.

Con motivo de este viaje a España éste importante discípulo de Jerzy Grotowski, aprovechó, además, como decíamos, de dictar un taller en Barcelona, respecto del cual ha señalado:

“No evitamos la cuestión más difícil en el teatro: por qué haces lo que haces. Cuando un actor quiere hacer lo que se piensa que es lo mejor de su trabajo, hace selecciones automáticas. Pero un actor es potencialmente un creador, y cuando enseñas a un actor a no evitar el porqué se abren caminos creativos únicos. Con gran esfuerzo. Los actores, como cualquier ser humano, tendemos a pensar de una manera que evitamos realmente pensar. Cuando era joven y estaba estudiando a Chéjov, vino Ryszard Cieslak e interrumpió al profesor preguntándole quién era Chéjov para él. El profesor no supo responder y le dio la clase a Cieslak. Fue uno de los momentos más importantes para mí como actor. Muchas veces se hace un papel porque es un shakespeare, porque es un tal… Y olvidamos lo que está hirviendo dentro de nosotros, lo que me molesta de mí mismo, cuál es esa pregunta terrorífica que me está tentando. Lo que Grotowski busca es la inmediatez humana y la máscara detrás de la cual solemos vivir para defendernos de la vida y no expresar lo que sentimos bloquea esa inmediatez. Para recuperar esa inmediatez de un niño podemos hacer ejercicios, juegos, trabajo psicofísico y mental”.

Otra de las cuestiones que abordó en entrevista con este importante medio local, fue el tema de los métodos stanislavskiano y grotowskiano, señaló:

“Ambos métodos suelen enfrentarse como si fueran opciones antagónicas, únicas y cerradas. Nada de eso, dice sonriendo el director neoyorquino de teatro Thomas Richards, el discípulo aventajado del genio polaco: “Ahí está el problema, porque siempre buscamos una receta para el arte. No hay un método Grotowski ni incluso Stanislavski, lo dijo él mismo. ¡Y cuánta gente hay enseñando ambos métodos! La mente humana tiende a buscar un botón simple al que pulsar y ya está. Pero no; lo que necesitamos es aprender, esa es la aproximación de Grotowski. Por ejemplo, en Gravedad hemos trabajado con Alonso Abarzúa, un actor chileno muy dotado, que asistió a encuentros pedagógicos y talleres. Empezamos a preguntarle por qué, continuamos el proceso de escritura y llegamos a una historia muy estructurada y que tiene uno de los sentidos más esenciales del teatro: ver algo que no hayamos visto antes, sentirnos como unos privilegiados”.

Gravedad

Ficha técnica

Idioma: español
Duración: 1 h
Dirigida por Thomas Richards
Asistencia a la dirección por Jessica Losilla-Hébrail
Por y con Alonso Abarzúa Vallejos, miembro del Workcenter Studio in Residence.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *