vanguardia

Miguel de Molina al desnudo desde el olvido

Miguel de Molina es la mejor encarnación que ha dado España de la sugerente mezcla entre vanguardia y tradición. Ponía pasión y amor sobre el escenario, pero se puso en la diana de los sectores más reaccionarios de este país, fundamentalmente, por ser un fenómeno de masas, de izquierdas (apoyó explícitamente a la Segunda República) y abiertamente homosexual. Artista de raza, se vio obligado a exiliarse en Argentina, también, por “rojo y maricón”, fue la durísima sentencia fascista que trató en vano de acallar su copla condenándolo al destierro y al olvido.